Crece venta de vivienda plus en México.

QuieroCasa_123-735x400En los últimos cuatro años, el segmento ha mostrado un comportamiento al alza en el número de viviendas vendidas

Durante los primeros nueves meses de 2017, la venta de vivienda plus en la Ciudad de México registró un incremento de 18.01%, con lo que al cierre de septiembre en la capital del país se desplazaron 2,962 unidades del segmento.

Así lo dio a conocer la firma especializada Realty World, quien en su reporte Monitor Inmobiliario del mes de noviembre detalló que a nivel nacional se vendieron 8,662 viviendas plus, lo que representa un crecimiento de 6.49% en relación a lo observado en el mismo periodo, pero de 2016.

En lo referente, cabe destacar que el Estado de México se posicionó como la segunda entidad con las mayores ventas del segmento. Así, en territorio mexiquense, se desplazaron 1,106 viviendas. La cifra representa una disminución de 7.29% en comparación con las unidades vendidas en 2016.

Otras entidades que destacan por la venta de vivienda del segmento son Nuevo León y Jalisco, al registrar 928 y 771 unidades desplazadas en el periodo.

De acuerdo a lo reportado, desde 2013 la venta de vivienda del segmento registra una tendencia al alza. En 2013, la venta alcanzó las 5,192 viviendas, mientras que para 2015 la cifra ya tocaba las 7,360.

Fuente: http://www.centrourbano.com

Anuncios

5 costosos errores emocionales al comprar casa.

 

casa-suenos.jpg

Seamos honestos, comprar una casa es una experiencia de mucha carga emocional. Aún los inversionistas más experimentados admiten sentirse un poco nerviosos cada vez que se involucran en una transacción.

Adquirir una propiedad puede ser confuso y es casi como una prueba para muchos compradores. Es por ello que las personas suelen sufrir el remordimiento del comprador después de pasar ese proceso.

Los errores cometidos en esa montaña rusa de emociones pueden resultar muy costosos. Por ese motivo, es importante estar conscientes de las trampas, para evitar sus desagradables secuelas.

1. Justificar pagar de más

Es fácil hacerlo, sobre todo, cuando se percibe un buen momento en el sector inmobiliario, hablando de plusvalía. No obstante, pagar demasiado por una propiedad rara vez es un buen movimiento.

Si compras en el pico del ciclo del mercado, corres el riesgo de haber adquirido una casa que ya ha crecido suficiente en el mercado y que difícilmente se seguirá apreciando con el paso de los años. En caso de que lo haga, será un proceso lento.

Recuerda que si pagas de más desde el principio, estarás cediendo parte de tu ganancia.

2. Ser demasiado optimista sobre el crecimiento potencial

Creer que el valor de la propiedad crecerá año tras año es una trampa que podría llevarte a hacer una oferta de mayor riesgo.

Aunque, en general, es muy probable que eso suceda a largo plazo, no siempre se puede estar seguro de ello. Habrá años en que se estanque antes de volver a levantarse.

En México, la plusvalía promedio de los últimos años ha sido entre 3% y 4%. Claro, hay ciudades y colonias que están uno o dos puntos por encima de esta cifra.

Si cuentas con el hecho de que al comprar, el inmueble aumentará su valor, es decir, si en esa expectativa basas tu estrategia, te estarás exponiendo de manera significativa.

Es un error suponer que toda propiedad tendrá una gran plusvalía en el futuro. Comprar la casa equivocada, en el momento errado, en un ciclo de mercado donde el precio es el incorrecto y en un sitio donde no hay mucha demanda, es poco probable que te reporte ganancias.

3. Sentirse atraído por inmuebles baratos

Las casas con precios por debajo del promedio pueden ser atractivas para compradores con poco presupuesto, pero mayores riesgos suelen venir con ellas. Es muy simple ¿si es tan buena la oferta, por qué nadie las compró antes? Por lo general, hay una buena razón para que una propiedad en ese precio esté disponible por un largo periodo.

Cuando veas una casa en un precio de ganga, averigua qué puede estar sucediendo. ¿Hay algún problema relacionado con la zona, tendrá problemas estructurales, señales de infestaciones? En esos casos, las personas se muestran desesperadas por deshacerse de sus propiedades.

Reflexiona si estás dispuesto a asumir ese riesgo a cambio de pagar menos de lo que esperabas. La respuesta, en la mayoría de los casos, es no.

4. Apegarse demasiado a una propiedad

Hay una razón por la que se recomienda que el dueño de una propiedad no esté presente cuando la visitan potenciales compradores.

Enamorarte de una propiedad puede hacerte renunciar a tu inteligencia habitual y precipitarte para evitar que alguien te la gane. Eso nublará tu atención de los puntos cruciales en el contrato para hacer una oferta. A la larga, esos detalles terminarán costándote mucho.

Hay muchas propiedades entre las que puedes elegir. Conserva tu sentido común. Será mucho más difícil recuperarte de un mal acuerdo que del calor del momento.

5. Esperar la propiedad perfecta

Dudar en hacer el movimiento, una vez que viste una buena oportunidad, puede hacerte perder más que tiempo. Esperar demasiado a que el mercado despegue no es la mejor idea. Cuanto más esperes, los precios podrían subir y la competencia podría crecer.

Quizá cuando te sientas listo, ya no habrá inmuebles para comprar porque alguien te ganó. No esperes a que llegue la indicada. Es como en el amor, puedes quedarte esperando y nunca alcanzar tus objetivos, si no aprovechas las oportunidades en su momento.

Fuente: http://www.metroscubicos.com