¿Es momento de invertir en bienes raíces?

centros-comerciales-inversion-bienes-raices.jpg

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no deja de dar sorpresas que causan volatilidad e incertidumbre, pues “comenzó rápidamente a poner en práctica varios de sus compromisos de campaña, lo cual ha generado preocupación”, dice Valentín Carril, chief economist y strategic asset allocation head para Latinoamérica de Principal.

¿Cómo proteger el dinero que sí tenemos?, ¿cómo, si fuera posible, lograr hacerlo crecer?

Planificar los gastos para proteger la economía familiar es una de las mejores estrategias a seguir, recomienda Adolfo Zavala, socio de Expansive, empresa de tecnología de finanzas (Fintech), que permite invertir en bienes inmuebles por medio del crowdfunding inmobiliario.

En un año en el que están subiendo las tasas de interés se recomienda convertirse en inversionista más que seguir usando el crédito. “Es un año para salir a invertir, no de estar consumiendo”, dice Zavala.

Para saber si podemos invertir y en qué, primero debemos tener claridad de nuestras finanzas y control sobre ellas, aquí dos recomendaciones de Zavala:

  1. Es importante fijar un presupuesto. Esto evita gastos y compras impulsivas y por lo tanto, la posibilidad de endeudarse. En este presupuesto deben estar tus gastos fijos y los variables, además de un control de ingresos.
  2. Ten un cuidadoso control de las cuentas bancarias que tienes y usas, lo más importante es pagar a tiempo y ser totalero, las deudas más caras pueden ser las que usas en los plásticos todos los días. Si tienes deudas, antes de invertir, págalas. “No es lo mejor tapar un hoyo para abrir otro”, dice Zavala, por lo que no es recomendable dar el salto a invertir si no has terminado de saldar tus deudas. “Trata de hacerle frente primero a la deuda antes de la inversión, a menos de que esta tenga poco riesgo y esté asegurada con rendimientos sustancialmente mayor que la deuda que pagas”, añade.

Si logras establecer un presupuesto y saldar deudas estarás listo para el siguiente paso, que es invertir. La pregunta clave es ¿por qué invertir? Y la respuesta: porque es la única forma en la que verás tu dinero crecer. Recuerda que el dinero bajo el colchón no produce, incluso el dinero que vas a usar en el corto plazo, recomienda Zavala de Expansive, hay que ponerlo en fondos de inversión para que siga generando más dinero.

En un contexto de incertidumbre “los bienes inmuebles parecen ser la opción de inversión correcta”, dice Zavala. De hecho, los ladrillos son, después de invertir en el negocio, en donde los mexicanos ponen su dinero, según datos de la encuesta nacional de finanzas digitales de Piggo, otra Fintech para invertir y ahorrar por medio de fondos de inversión.

Pero, para invertir en ladrillos, hay que tener capital o solicitar un crédito hipotecario, además de saber cómo entrar al negocio.

Una alternativa es el crowdfunding inmobiliario, en donde el cliente puede entrar como desarrollador y conseguir dinero para su proyecto inmobiliario, de personas que quieren invertir en inmuebles con montos más conservadores y en conjunto con otros inversionistas.

No importa lo que decidas hacer, siempre debes invertir tu dinero conociendo el riesgo de la inversión y, sobre todo, habiendo fijado con claridad el horizonte de inversión que se quiere. Invertir en ladrillos en el mercado tradicional implica un horizonte temporal de la construcción y venta del desarrollo, en formatos de crowdfunding se puede tener un horizonte de hasta menos de dos años, explica Zavala.

Finalmente, no olvides que al ser inversionista debes diversificar. Esta es “una de las claves para gestionar mejor el patrimonio y protegerlo”, dice Zavala. Esto, lo que quiere decir es que no pongas todos los huevos en la misma canasta. Si optas por invertir en bienes raíces, pon un poco del dinero que tienes para inversión en otros activos diferentes para que haya balance.

“Viene un año de incertidumbre, tendremos que seguir consumiendo, pero más vale tener recato y analizar bien cómo hacer crecer el dinero y tenerlo lo más seguro posible”, finaliza Zavala.

Fuente: http://www.metroscubicos.com

Miniedificios, tendencia en la Ciudad de México.

edificios-cdmx20170209141726.jpgCada vez hay más inmuebles de menos de 20,000 metros cuadrados de área rentable que se construyen en calles secundarias de importantes corredores inmobiliarios.

CIUDAD DE MÉXICO — De los 39 edificios de oficinas que se construyen en la Ciudad de México y que se inaugurarán en 2017, 54% corresponden a inmuebles pequeños, con menos de 20,000 metros cuadrados de superficie rentable.

El desarrollo de este tipo de proyectos responde a la dinámica del mercado, la regulación y las posibilidades financieras de los desarrolladores.

“No todos los desarrolladores tienen el capital para hacer proyectos de 40,000 metros cuadrados, no hay tantos terrenos tan grandes, y el éxito que hasta hoy han tenido los desarrolladores es que todo lo que construyen termina comercializándose”, explicó Héctor Klerian, director internacional de la firma inmobiliaria JLL México.

Por ejemplo, los principales corredores de oficinas en la capital, como Insurgentes, Reforma y Lomas-Palmas, por ejemplo, tienen pocos y pequeños terrenos disponibles para construir nuevos inmuebles corporativos, y los precios suelen ser elevados.

A esto se suma la regulación y autorizaciones del uso de suelo, que restringen el área de construcción, agregó Raúl Estrada, director de investigación de mercado de Coldwell Banker Commercial (CBC).

El edificio de oficinas más pequeño que se construye en la ciudad, y que abrirá sus puertas este año, está en Insurgentes Sur 1897, a unas cuadras del metro Miguel Ángel de Quevedo, y cuenta con una superficie rentable de 3,900 metros cuadrados, según datos de CBC.

Considerando solo la superficie rentable, los 21 ‘miniedificios’ que están en construcción tienen en total 232,800 metros cuadrados de área para rentarse, sólo 26% del total en construcción, ya que buena parte del área rentable está concentrada en pocos gigantes.

Este año, el edificio más grande que se abrirá en la Ciudad de México es el de Gran Patio Revolución, el proyecto mixto de MRP, cuya torre de oficinas tendrá una superficie de 80,000 metros cuadrados rentables.

Más flexibles

La oferta de esta clase de edificios siempre ha estado presente como una alternativa a aquellas empresas con necesidades de espacios pequeños o para aquellas compañías que tenían oficinas informales en casas, coincidieron los expertos consultados.

“Es una demanda totalmente diferente y alejada de los grandes clientes corporativos. Es un mercado para gente local y que incluso quiere comprar sus oficinas. Hay abogados, notarías, empresas medianas. Pasa que, incluso si estás en una casa, resulta mejor mudarte a un edificio de este tipo”, agregó Klerian.

En un país donde buena parte de las empresas son pequeñas y medianas, se requiere contar con edificios flexibles en ubicación, contratos, prestación de servicios, calidad y funcionalidad, además de buenos precios de renta, explicó Catalina Cerda, directora general de Regus & Spaces en México.

Quienes rentan este tipo de oficinas, además, encuentran precios hasta 20% menores a los que tienen los edificios ubicados en los principales corredores, para poder ser competitivos con el resto de los desarrollos.

Al cierre del año pasado, la Ciudad de México contaba con un inventario de oficinas clase A de 5.75 millones de metro cuadrados, 7.8% por encima de 2015. El precio promedio de las rentas fue de 24.9 dólares por metro cuadrado, de acuerdo con datos de la firma de real estate CBC.

Fuente: CNNExpansion/obras