Aumenta la plusvalía de un inmueble con pequeños cambios.

shutterstock_56337811

Ya sea que acabas de recibir utilidades de la empresa donde laboras o que tengas un ahorro, te decimos cómo aprovechar ese dinero para hacer algunos cambios que no solo le darán un segundo aire a tu casa, sino que también aumentarán su valor (plusvalía), sobre todo si tienes planeado venderla.
Únicamente cuida que, al momento de hacer tu presupuesto, no te gane la emoción de remodelar, ya que comprar materiales o muebles cuyo costo sobrepase el 10% del valor total de la vivienda, hará que la saques del mercado, pues su precio se elevaría demasiado y pocos estarían dispuestos a pagar por ella.

EN QUÉ INVERTIR PARA RENOVAR TU HOGAR Y SACAR EL MÁXIMO PROVECHO
Estos son los elementos en lo que te recomendamos invertir: cocina, baño, pintura y pisos.

1. Cocina

aseo-banoLa cocina es, sin duda, una de los puntos focales en toda propiedad. ¿Te ha pasado que abres solo los anuncios online cuya cocina luce moderna o que descartas hacer citas donde esta habitación se ve pequeña, avejentada o descuidada?

La cocina y el baño son los dos espacios interiores donde se puede agregar mayor valor durante la venta. Pero antes de planear cualquier remodelación es necesario que consideres dos aspectos: tu colonia y tu presupuesto.

Haz una pequeña investigación por internet para ver los anuncios de casas similares a la tuya en tu zona local y observa el estilo de las cocinas. ¿La mayoría tienen formica y recubrimiento de granito? De ser así, es conveniente que te mantengas en esa línea y no vayas a gastar en un recubrimiento de madera que podría verse muy elegante, pero implicar mayores gastos de mantenimiento.
Recuerda que estás haciendo una inversión para atraer a la mayoría de los buscadores de casas, no un gasto para poner tu sello en cada rincón.

Una renovación de cocina puede incluir lo básico: desde un cambio de pintura, retapizado de sillas y cambios de jaladeras o perillas de los gabinetes (algo que no te saldrá muy caro y que le dará una nueva vida a tus muebles); hasta reemplazar

 la encimera, la iluminación, la grifería o los electrodomésticos. Incluso puedes probar solo vendiendo ese viejo horno o la cafetera que ya no usas y que solo quita espacio, una vez que despejes el área verás que instantáneamente obtendrás una sensación de amplitud.

2. Baño

En el baño también son los detalles los que hacen toda la diferencia. Si deseas trabajar con lo que ya tienes, comienza con una limpieza profunda de los azulejos, sustituye los grifos, el toallero, el espejo y la iluminación, esos nuevos elementos harán maravillas.

Para esta habitación te sugerimos tratar de invertir un poco más y sustituir el mueble de baño por uno que te permita aprovechar el espacio y que cuente con varias repisas o estantes donde guardar todo tipo de accesorios y productos de aseo p

ersonal o medicinas. Eso lo valorará el nuevo dueño.

shutterstock_262531769.jpg

3. Pintura y pisos

Pintar las paredes que lucen opacas o sucias es perfecto para darle una nueva vida al hogar sin gastar demasiado.
El consejo principal para aprovechar al máximo y ahorrar hasta 30% de pintura del producto es preparar los muros limpiándolos: resana superficies que lo requieran, revisa que no haya filtraciones de humedad y

aplica un sellador, lo que reduce la porosidad y, por lo tanto, la cantidad de pintura que deberás usar para obtener un buen acabado. Asimismo, trata de que las brochas y rodillos que uses sean nuevos o en buen estado para que, a la primera mano, quedes satisfecho.

Finalmente, los pisos te ayudarán a cambiar totalmente la apariencia de tu casa. Un piso cuarteado desmerece bastante cualquier habitación. Para elegir la mejor opción considera el material y estilo que te gusten más, pero también otros factores importantes, como el nivel de mantenimiento, su duración, su resistencia y los elementos medioambientales a los que estará expuesto (humedad, tierra, sol –en el caso de exteriores-, etcétera).

CONSEJOS PRÁCTICOS DE REMODELACIÓN PARA RENTAS

En caso de que no tengas intención de vender, sino solamente poner en renta tu propiedad, procura adquirir muebles de baño y de cocina resistentes, su principal característica debe de ser su resistencia al uso rudo, pues a veces los inquilinos no hacen uso correcto del mobiliario. Al remodelar, también evita colocar alfombras, muebles delicados y utiliza focos ahorradores, cualquier elemento que te permita reducir gastos es bienvenido.

Toma nota de estos tips para hacer una inversión eficaz, no desperdicies tiempo y dinero en dejar bonita tu casa sin recibir al final lo que merecerías por ella.

 

Anuncios

Cómo saber si vale la pena remodelar para vender.

Si estás considerando un proymujerpresupuesto.jpgecto de renovación hazte las siguientes preguntas: ¿es el momento? ¿Vale la pena el esfuerzo y la inversión? ¿Obtendré un beneficio, o solo lo estoy haciendo por el placer de ver el resultado final?

Paso 1. Calcula el valor actual de tu casa

Para tomar una decisión informada sobre si la renovación es idónea, el primer paso es calcular el valor actual de tu propiedad.

Contacta a un agente de bienes raíces, él te puede dar una idea aproximada o puedes solicitar formalmente un avalúo. El costo es variable pero, en promedio, el avalúo de una casa con valor de un millón de pesos cuesta 3,000 pesos.

Recuerda que en un bien construido se toma en cuenta la localización del inmueble, los metros cuadrados, el tiempo de uso, la calidad de los acabados y el mantenimiento.

Paso 2. Investiga cuánto valdría tras la remodelación

El siguiente paso es averiguar en cuánto se vendería después de hacerle las mejoras. Esto se puede investigar con un agente de bienes raíces. Haz una comparativa con inmuebles de tamaño similar al tuyo y que se ubiquen más  o menos en la misma área.

Lo ideal es que esas viviendas hayan sido remodeladas o que, por lo menos, tengan mejores terminados que tu casa (sin pasar todavía por el proceso de renovación).

Podría ser un proceso largo, pero este tipo de investigación te ofrece una idea clara del panorama. Cuando lo hayas hecho, sabrás con exactitud lo que estás buscando con la venta o, en todo caso, reevaluar tus intenciones.

Paso 3. Haz tu presupuesto

Remodelar tu vivienda no sólo ayuda a optimizar tu comodidad, a veces con una inversión de 10% del valor la propiedad, se puede aumentar el mismo hasta 40%. Pero para ello, debes manejar tus recursos de forma inteligente.

La calidad y el tipo de acabados determinarán ese incremento, aunque también dependerá de la zona remodelada: la cocina y el baño son puntos clave pero hay que tener sumo cuidado. Es necesario que te plantees si la renovación que tienes planeada sobrepasará el valor de la vivienda. Lo importante es no exagerar y sacarla involuntariamente del mercado.

Por ello el paso tres es hacer un presupuesto: es preciso saber cuánto dinero deseas gastar en la remodelación. Quizá ya tengas un aproximado de los gastos, pero si no es así, lo más recomendable es que analices qué es lo que se va a modificar y cuánto capital se puede llevar. Esto implica cotizaciones de mano de obra y de los materiales que se requerirán. No olvides que al momento de solicitar varias cotizaciones, también hay que tomar en cuenta el plazo de garantía que te ofrezca cada una.

Paso 4. Realiza el cálculo

Si aun con todos los ejercicios que has hecho no te sientes seguro, existe una opción que te puede ayudar. El beneficio potencial de los resultados de renovación se puede resolver con la siguiente fórmula:

Valor potencial de la propiedad renovada, menos el valor actual de la misma, menos los costos estimados de remodelación, menos otros costos (como los seguros, los costos de operación y los gastos de venta). Esto es igual al beneficio o la equidad potencial.

Recuerda que el beneficio resultante cambiará si inflas el costo de renovación o si calculas mal el valor potencial de tu propiedad. Por ello, lo mejor es establecer contacto con profesionales del rubro, agentes inmobiliarios, un contratista y hasta con varios proveedores para asegurar que tu estimación sea tan confiable como sea posible.

Además, necesitas estar seguro de que podrás dedicar tiempo y esfuerzo suficientes para esta tarea y descubrir de esa forma si renovar sigue siendo buena idea o si es más una potencial pérdida de ingresos.

Cuando hagas números y estés realmente satisfecho con los resultados, prepárate para enfrentar cierto nivel de riesgo y
con el proyecto. Con una buena gestión, planificación y ejecución, no solo obtendrás un beneficio, sino que también generarás en ti un auténtico sentimiento de logro. ¡Te deseamos la mejor de las suertes!

Fuente: http://www.metroscubicos.com