Renueva tu casa y aumenta su valor antes de vender.

Casas-mas

Antes de vender y rentar tu casa o departamento, es importante que prepares el inmueble para conquistar a tus posibles clientes y aumentar su valor. Aunque la plusvalía de un inmueble la determinan la ubicación, la accesibilidad de la zona, los planes de desarrollo urbano y los servicios, Fernando Soto Hay, asesor patrimonial hipotecario, asegura que una remodelación en la edificación, puede incrementar su valor hasta un 20%, dependiendo del estado en que se encuentre.

El precio de venta o renta será mucho mayor, pero si el espacio está impecable visualmente, es cómodo y tiene los servicios adecuados, tu cliente se dará cuenta de que realmente amerita pagar ese costo. Por esta razón, te damos algunos tips para renovar tu casa o departamento con bajo presupuesto.

1. Haz un diagnóstico del exterior y del interior del inmueble, para detectar las adecuaciones que valen la pena realizarse. Así evitarás “un elefante blanco”, es decir, que el costo de inversión sea mayor a los beneficios que aporta el lugar y que al final no esté acorde con el entorno.

2. Enfócate en la cocina y el baño. Los clientes suelen prestar mayor atención en estas zonas, porque adecuarlas representa un costo muy elevado, y si están en mal estado, seguramente tendrás que negociar el precio o buscarán otra oferta. La calidad de los acabados y el equipo es lo que va a determinar el aumento del valor, así que inspecciona que los grifos, las coladeras, la iluminación y el mobiliario estén impecables.

3. Repara las grietas en los muros y techos, resana las paredes que tengan imperfecciones y píntalas. Recuerda que lo primero que verá el cliente, es el aspecto visual del lugar.

4. Limpia y resana las zonas que tengan humedad. No olvides impermeabilizar la azotea.

5. Verifica que no haya problemas en las tuberías de agua, en el drenaje y en la instalación eléctrica.

6. Revisa que todas las cerraduras funcionen correctamente y que las puertas, canceles y ventanas corran perfectamente.

7. Antes de mostrar el inmueble, debes tener toda la documentación en regla, los pagos de agua y predial al día. Elimina toda la basura, revisa que no haya vidrios rotos y límpialos muy bien, sacude las alfombras, lava los pisos, ordena todos los espacios y elimina malos olores. Esto no impacta en el precio, pero sí en la impresión que tenga el cliente sobre el inmueble.

Es importante darle mantenimiento constante a tu espacio y solucionar los problemas que vayan surgiendo para evitar futuros gastos hormiga y beneficiar tu bolsillo. Sigue estas recomendaciones, te ayudarán a tener mayores posibilidades de éxito en el cierre de un contrato de arrendamiento o compra venta.

Fuente: http://www.metroscubicos.com

Anuncios

¿Cuándo conviene rentar?

plusvalia

No hay lugar como el hogar. Comprar una casa es el sueño de la mayoría de los mexicanos; sin embargo, es una inversión mayor, a largo plazo, que requiere una buena capacidad de planeación a futuro, mucha disciplina y un análisis profundo de tus finanzas personales y de tu situación emocional y laboral.

Algunos focos rojos que te indican que aún nos es momento para comprar son:

 Tus ahorros no alcanzan para el enganche de al menos 20%, los gastos de inicio (escrituración, apertura de crédito, avalúo), y un “colchón” para habilitación de espacios, adaptaciones y remodelaciones.

• No tienes capacidad de ahorro. Tus gastos fijos son muy altos (colegiaturas, seguros, rentas, impuestos), y comprometen tu presupuesto mensual.

• Tu nivel de endeudamiento es alto. Tienes deudas grandes a largo o mediano plazo (autos, muebles, electrónicos, viajes).

 Tu nivel de ingresos es bajo para la hipoteca que necesitas.  Evalúa si puedes pagarla. Planea cómo aumentar tus ingresos o cambia de prospecto de casa.

• Tienes poco control sobre tus finanzas. Tu presupuesto es un desastre y casi nunca terminas la quincena como estaba planeada (o simplemente no la planeas).

• Hay problemas en tu matrimonio. No tienes la cabeza fría ni las cuentas claras.

• Tú y tu pareja planean tener familia. Los gastos de maternidad son altos y los hijos muy demandantes en todos sentidos. Espera a que nazca y estabilices tu presupuesto para retomar el asunto de la casa.

• Tienes planes de retomar la escuela o ya cursas algún posgrado.

 La empresa donde trabajas pasa un momento de inestabilidad. Pueden reducir horas o beneficios, o recortar personal.

• Tienes planes de viajar y conocer el mundo.

Así las cosas, el mero hecho de dejar de rentar o de vivir con algún familiar no siempre es una razón válida. Para muchos rentar es como tirar el dinero a la basura, pero pasa lo mismo con los primeros años de una hipoteca. Todo se va en intereses. Así que ahora veamos la otra cara de la moneda.

Las ventajas de rentar

1.- Vives feliz sin pagar predial, y otros impuestos y gastos relacionados con una casa. Tienes que cuidar el lugar, pero los problemas graves como cambiar el calentador, la instalación eléctrica o la herrería, son asunto del dueño.

2.- Tienes acceso a una casa mejor de la que podrías comprar. Las rentas son más baratas que las mensualidades.

3.- Brinda acceso a una mejor ubicación. Hay más casas en renta que en venta.

4.- Te da movilidad. Si algo no te gusta, puedes irte al terminar tu contrato. Un vecino, la zona, o la colonia; el mismo “depa” puede tener vicios ocultos. Si vives con tu pareja y no funciona, hay libertad para moverse.

5.- Si bajan tus ingresos puedes rescindir y buscar un sitio más barato.

6.- Si cambias de trabajo y el rumbo no te conviene, puedes moverte. Vivir cerca del trabajo brinda ahorros significativos.

7.- Tu trabajo requiere cambios de residencia periódicos.

8.- Si no tienes para comprar una casa en efectivo ni para dar un buen enganche que te permita contratar una hipoteca pagable. Puedes ahorrar la diferencia entre tu renta y lo que pagarías de hipoteca para luego comprar.

Saca la mejor ventaja de rentar, la realidad es que ya llevas buen camino andado de lo que será una hipoteca. Ya estás acostumbrado a destinar una parte importante de tu ingreso para la casa.

Fuente: Metroscúbico