Cómo la sostenibilidad redefinirá el desarrollo de los bienes raíces y la inversión inmobiliaria en México.

q1-400x283.jpgCon un aumento estable en la penetración de mercado durante los últimos cuatro años, la sostenibilidad ha sido una tendencia fuerte y creciente en la inversión de bienes raíces en México. Esta tasa de cambio y la adopción de mejores prácticas de sostenibilidad en el sector significa que retos y oportunidades más grandes están aún por delante para los promotores e inversionistas de bienes raíces comerciales.

En el año 2020, el mercado inmobiliario de México tendrá: más inmuebles y proyectos con ‘certificados verdes’ validados por tercera parte; más inversionistas observando métricas que identifiquen las mejores prácticas de la industria; y más ciudadanos, empresas y gobiernos buscando soluciones para mitigar los impactos del cambio climático. Esto es, si bien apenas un pronóstico, uno audaz basado en algunas recientes tendencias de rápida maduración.

Más edificios verdes Han pasado más de 10 años desde que las principales compañías de bienes raíces en México adoptaron el concepto de la certificación tercerizada de edificios verdes (green buildings) con una o más calificaciones LEED® (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental). México ha demostrado, consistentemente, un fuerte crecimiento anual para convertirse en el séptimo mayor mercado de proyectos LEED a nivel mundial, acumulando más de 14.5 millones de metros cuadrados de espacio construido con certificación LEED. Este desarrollo se corrobora por Datos y Análisis Dodge , confirmando que las empresas mexicanas ya anticipan que un 60 por ciento de los futuros proyectos de edificación serán ‘verdes’.

Inversionistas más inteligentes Impulsado por la demanda de inquilinos, que desean edificios de más alto desempeño energético, ahorro de agua y que favorezcan un mayor rendimiento (salud y productividad) para los ocupantes, el mercado global de la construcción ecológica continúa expandiéndose. La eficiencia energética y la sostenibilidad en el entorno construido han surgido como señales económicas importantes para muchos de los mayores inversionistas inmobiliarios en el mundo. Los inversionistas institucionales, tales como fondos de pensiones y compañías de seguros, valoran que los atributos sostenibles de las edificaciones afectan directamente al perfil de riesgo y el rendimiento financiero de sus carteras de inversión en bienes raíces. Los inversionistas líderes están recurriendo a las evaluaciones de GRESB (Global Real Estate Sustainability Benchmark) como una forma de identificar los riesgos y las oportunidades basadas en atributos y acciones de sostenibilidad dentro de sus portafolios inmobiliarios. GRESB es una organización impulsada por la industria, comprometida a evaluar el rendimiento ESG (Ambiental, Social y Gobernancia) de los activos inmobiliarios a nivel global, incluidas las carteras de bienes raíces e infraestructura. GRESB utiliza una herramienta cuantitativa que compara (vía benchmarking ) el rendimiento -desde la amplia óptica de la sostenibilidad- de una empresa inmobiliaria o fondo de inversión, a nivel portafolio, incluyendo políticas y mecanismos de gestión que dan lugar a la aplicación de técnicas de eficiencia energética y uso eficiente del agua, entre otros, junto a una serie de mejores prácticas de negocioww3-400x380.jpg

En el año 2015, 707 empresas inmobiliarias y fondos de inversión informaron su desempeño de sostenibilidad al GRESB. Conjuntamente, estas organizaciones participantes representan 2.3 billones de dólares en valor de propiedades, con posiciones de capital en aproximadamente 61 mil activos, en más de 50 países. El período de evaluación GRESB 2016 comienza en abril.

Mayor exigencia hacia la acción En México, son mayores la conciencia de los riesgos del cambio climático y la necesidad de esfuerzos y acciones coordinadas de resiliencia y mitigación. Desde el Legislador Federal hasta el Gobierno de Ciudad de México, desde las corporaciones transnacionales hasta las empresas familiares, existe un fuerte consenso que el cambio climático representa una amenaza considerable para la economía y para la sociedad, derivando una creciente urgencia en torno a la mitigación de riesgos.

Como recientemente lo ha señalado Nils Kok, Director Global de GRESB: “El sector inmobiliario es responsable de 81 por ciento del consumo de electricidad en América del Norte. La energía y la electricidad son insumos para el desarrollo económico – la energía se utiliza para operar los edificios y equipos, de la misma forma que las fábricas utilizan la energía para crear productos”.

Si los edificios son una parte del problema, se deduce que el entorno construido debe ser parte de la solución. Todos los países quieren una economía fuerte y próspera que maximice sus insumos mientras minimiza los desechos, proveyendo la base para que las empresas respondan de una manera efectiva al cambio climático.

En 2020, este estado de cosas será una realidad y el mercado habrá premiado a los líderes y precursores del cambio. Apoye e impulse a México como un líder mundial en sostenibilidad.

Fuente: http://www.inmobiliare.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s