Pros y contras de ser dueño de una casa.

venderUna de las decisiones que más trabajo nos cuesta tomar es la de, lanzarnos al ruedo y adquirir responsabilidades financieras importantes, como el pago de una hipoteca o préstamos para comprar tu propia casa.

La realidad es que nuestra mente gira en torno a pensamientos contradictorios como “voy a pagar una casa durante la mitad de mi vida pero si rento no podré ahorrar” “Soy joven, no necesito amarrarme a una casa pero, hay mucha gente de mi edad que ya paga por una” y entre más pensamos más crece la angustia por no saber qué decisión tomar.

Deja de torturarte con pensamientos contradictorios obsesivos y mejor conoce algunos pros y contras de ser dueño de una casa. Quizá después de leer el artículo te aferras de una vez por todas a tomar una decisión final.

Pro: Diseñar la casa a tu gusto

Una de las grandes desventajas de rentar (sobre todo si eres amante del diseño interior, decoración y tienes una personalidad artística) es que muchos caseros no permiten hacer modificaciones estéticas a la propiedad como cambiar pisos, paredes, colores o instalar muros, las posibilidades son limitadas.

Como dueño, puedes hacer y deshacer cuando y donde quieras. Hoy instalar un muro y mañana derrumbarlo. Tener la casa que siempre quisiste sin que nadie te diga que no se puede. Ahora tú tomas las decisiones.

Pro: Libertad para vivir como quieras

Cuando rentas, tienes que vivir estrictamente bajo las reglas y cláusulas del casero: No visitantes, no mascotas, no ruidos, no fiestas, no fumadores, etc. La situación como dueño es mucho más cómoda porque puedes tener 8 gatos, 5 perros, tener reuniones todos los días o incluso escuchar tu música favorita sin preocuparte por las quejas con el propietario, porque esa persona ahora eres tú.

Pro: Gastos mensuales fijos

Cuando debemos realizar pagos periódicos que sabemos que “siempre” o por un largo tiempo estarán ahí, nuestro bolsillo y mente suele acostumbrarse a saber cuando necesita hacer un recuento del dinero para destinarlo a los distintos gastos. Esto pasa cuando tienes un pago fijo en tu hipoteca, te ayuda a estabilizar tus gastos y a no derrochar el dinero disponible. En resumen, serás una persona más responsable en tus finanzas personales.

Contra: Menos flexibilidad financiera

Todos en algún momento de nuestras vidas nos encontramos en medio de una crisis financiera, la más difícil de afrontar cuando estás pagando una hipoteca es, perder el trabajo. Dejar de tener ese ingreso que equilibra tu vida adulta. Mientras que, al rentar sabes que puedes mudarte temporalmente con un familiar, amigo o regresar a casa de tus papás y salir lo más rápido posible del problema, cuando estás pagando la propiedad, tienes que llevar a cabo negociaciones con el banco y tratar de pagar las mensualidades porque de lo contrario pierdes el inmueble.

Contra: Más responsabilidad

Dicen que con un gran poder viene una gran responsabilidad, y es cierto cuando de ser dueño de tu casa se trata. Tan pronto como la propiedad está a tu nombre, debes hacerte cargo por las reparaciones, remodelaciones, mantenimiento, pagos de servicios y predial cada año. En caso de tener algún problema con los recibos de agua, luz, o teléfono tú debes hacer las filas inerminables ah y pagar a tiempo la hipoteca.

Es un gran peso sobre los hombros si lo comparamos con una propiedad que habitamos pero en realidad no nos pertenece y sabemos que no tenemos ese tipo de responsabilidades.

Contra: Sorpresas costosas

Cuando rentas y la propiedad se inunda, ¿qué haces? Llamas al casero, se repara o te mudas a otro apartamento y el problema se acabó para ti. Pero cuando eres el dueño de la casa y encuentras agua por todas partes, es tu deber encargarte de llamar al plomero, pagar y hacer un gasto que no tenías contemplado, además de limpiar y asegurarte que no vuelva a pasar.

Después de todo, ¿Sigues dudando si comprar o rentar?

Responde estas preguntas y quizá así tendrás un panorama más clara:

¿Dónde te ves en un promedio de tres a cinco años?
¿Cuánto tiempo planeas vivir en la tu ciudad actual?
¿Qué tan estable es tu trabajo?
¿Podrías pagar una casa de aquí a diez o quince años?
¿Estás preparado para entregar una buena cantidad de dinero al mes en una hipoteca o tienes otras metas financieras que te parecen más importantes?

Esperamos que hayas tomado la mejor decisión.

Fuente: Metroscubicos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s