¿Qué tanto vale el mantenimiento de tu casa en el avalúo?

remodela-tu-casa-620x240

¿Recuerda la frase “de la vista nace el amor”?, pues aplica muy bien para los inmuebles en venta o renta. Un espacio en malas, e incluso regulares condiciones de mantenimiento desalienta al interesado.

“Además de conseguir una buena imagen y éxito en la venta o alquiler, dar mantenimiento a los inmuebles puede prolongar la vida útil del mismo e incrementar su valor, de por lo menos 10%”, afirma el valuador José Antonio González, socio director de Consultoría Integral Profesional.

¿Qué tanto vale el mantenimiento?

González menciona a los lectores  que al momento de evaluar un inmueble, los valuadores consideran tres principales aspectos: edad, calidad del proyecto y estado de conservación de la propiedad. En este último punto, específicamente evalúan el tipo de suelo, la construcción y elementos accesorios, es decir, instalaciones especiales y obras complementarias.

¿Qué tipos de mantenimiento existen?

Hay tres niveles de cuidados: predictivo, preventivo y correctivo.

Predictivo. Conociendo el estado que guarda el inmueble, instalaciones y mobiliario, puedes detectar síntomas o saber en qué tiempo específico se debe dar mantenimiento a algún aspecto del inmueble antes de que falle y la reparación sea más costosa.
Preventivo. Se refiere a dar mantenimiento periódico a aquellos aspectos que sin éste podrían resultar en afectaciones mayores, por ejemplo la impermeabilización.
Correctivo. Corrige defectos o fallas en el inmueble, por lo que las reparaciones suelen ser las más caras de los tres niveles mencionados.
El valuador considera el estado de conservación del mantenimiento, por ejemplo; entre más viejo es el inmueble y mejor su mantenimiento, sufre menos castigo o demérito en su valor.

¿Qué mantenimiento debo de darle a mi inmueble?

-Mantenimiento bajo: al menos una vez al año para evitar que se deterioren o dañe la pintura de fachadas, muros, ventanas y puertas. Así como engrasar bisagras y correderas de closets y ventanas.

-Mantenimiento medio: una vez cada tres años. Esto incluye el mantenimiento bajo, ya mencionado, además de revisar el estado de la impermeabilización de la azotea, estado de la instalación eléctrica, hidráulica y sanitaria, revisar que no haya fugas en los muebles de baño y cocina.

También es necesario revisar el estado de los calentadores de agua y como funcionan las puertas y ventanas del inmueble.

-Mantenimiento mayor: reparaciones de desperfectos mayores como goteras en las losas, humedades en los muros, fugas en los muebles de baño, desperfectos en las cerraduras, fisuras en pisos y muros, cortos en las instalaciones eléctricas.

Los propietarios de inmuebles son cada vez más conscientes de la importancia del mantenimiento en el tema de plusvalía. Por ello demandan servicios profesionales, que cubran los estándares de calidad y seriedad en los servicios. Esto ha generado el crecimiento de negocios especializados en el tema.

Fuente/Metroscúbicos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s