Nueva arquitectura debe ser sustentable y tecnológica.

arquitectura Las nuevas generaciones de arquitectos deben desarrollar procesos en tecnología y tomar en cuenta la sustentabilidad para crear entornos donde se privilegie la convivencia

Los arquitectos, independientemente que puedan desarrollar edificios que sean hitos a nivel mundial, deben volver a ser diseñadores del tejido social, donde se le devuelva la parte física a la gente, ya que el arquitecto siempre ha sido una persona social, un prestador de servicios, y este tema no está peleado con el tema inmobiliario ni el económico, porque la arquitectura y el urbanismo siguen siendo son los grandes motores económicos mundiales.

Y en cuanto al compromiso social, México sigue siendo cuna de muy buenos arquitectos pero muy mala vivienda social -que no sólo se refiere a los 42 metros cuadrados del espacio en sí- sino a entornos donde se ha logrado colocar vivienda que no corresponde a una correcta situación geográfica, comparte en charla para Centro Urbano Fernando Velasco Luna, director del Centro de Extensión de Arquitectura de la Universidad Anáhuac México Norte.

“El arquitecto desde tiempos inmemoriales siempre tomó en cuenta la orientación, ubicación, cuestiones que desgraciadamente por cuestión económica o interés del desarrollador se han pasado por alto. Tenemos viviendas mal ubicadas, con malas calidades. Lo que intentamos ahora desde la academia es formar arquitectos comprometidos con el tema social y que lo tengan bien metido en los genes”, explica.

El urbanista es una persona que puede cambiar la vida de todas las personas. En una ciudad puede dar solución a sus problemas; los propios arquitectos tienen que dar espacios interiores seguros y exteriores que reflejen voluntad de cambio. A veces uno sale de un edificio espectacular y alrededor hay calles terribles donde no hay movilidad coherente ni servicios ni integración al medio, y todo eso se tiene que cambiar, reflexiona.

Tecnología con compromiso social

Dice que actualmente en su campus se desarrolla la impresión 3D que está en boga a nivel mundial, pero que requiere una certificación especializada en el país. “Esto te permite generar producto en poco tiempo con unas normas de calidad aceptables, pero que sí requiere una revisión normativa sobre todo en México, donde ya nos hemos topado alguna vez con sistemas de certificaciones, y que por su propia innovación ha tenido un poco de reticencia en base a los materiales que utilizamos. En China utilizan esta técnica para diseñar vivienda”.

Las nuevas aplicaciones con esta tecnología sirven para diseñar un zapato o una vivienda en cuestión de minutos. El reto es integrar ese entorno, en el caso de la vivienda, de una manera inteligente tomando en cuenta la sustentabilidad, materiales, entorno, diseño y pensar cada vez más en una sociedad que integre espacios comunitarios y se vincule con las necesidades de los gobiernos locales.

“En temas tecnológicos, tratamos de inculcar a nuestros alumnos las últimas tendencias a nivel mundial que apliquen conocimientos arquitectónicos a la utilización ciertos programas o máquinas. Ahora desarrollamos un convenio con MIT (Massachusetts Institute of Technology) donde contamos ya con el FabLab, que es un producto que se desarrolló en Massachusetts, y que es un laboratorio que desarrolla mecanismos de fabricación tecnológica aplicadas a diferentes realidades sociales”,

El FabBLab es un taller abierto para el público en general y lo utilizamos para que alumnos lo integre a las nuevas tecnologías. No se trata nada más es hacer un programa y fabricar un objeto; es aprender todo ese proceso aplicado a un muro, vaso o silla. La idea es que conozcamos este tipo de elementos y es al mismo tiempo una forma para que el arquitecto se involucre en el aspecto constructivo residencial, explica.

Intercambios internacionales

Velasco dijo que en su universidad hay una búsqueda por crear programas de excelencia a nivel mundial y que sean al mismo tiempo parteaguas, donde toman en cuenta tendencias de Europa y América del Norte, pero que también analizan lo que pasa en América del Sur, ya que la necesidad de vivienda de la Ciudad de México va asociada a una realidad social que no tiene China, por citar un ejemplo.

“Hay necesidad del arquitecto en conocer nuevas tendencias. Vemos lo que hay afuera para tropicalizarlo a las necesidades del país; es una obligación. Tenemos programas de intercambio y convenios con más de 60 universidades a nivel mundial, donde nuestros alumnos van fuera y toman esa información y también vienen alumnos a nuestras universidades porque somos un país atractivo”, argumenta.

El catedrático dijo que esperan tener más vinculación con urbanistas, gobiernos e IP. “Esperamos tener mucha retroalimentación. Tenemos que entender los planes que tienen los gobiernos, ya sean municipales o estatales para adaptarnos a esas necesidades y ayudarles a dar soluciones. En Estados Unidos, por ejemplo, las universidades se han vuelto centros de desarrollo con programas que van de la mano con planes en cada zona”.

Dijo que como universidad de vanguardia, ellos esperan hacer que sus alumnos se involucren cada día más a las realidades, ya que por ubicarse en el entorno de Huixquilucan -que es un entorno económicamente privilegiado- también se encuentran con las varias situaciones de pobreza y que por el momento realizan labor social que promueven en toda la universidad, y que gracias a ello, hay 2 mil alumnos integrados a temas de acción social directamente en las zonas, pero su intención es llegar a 10 mil estudiantes en unos años.

“Tenemos muchos convenios firmados, tanto con entidades públicas y privadas, con la idea de sumar esfuerzos y proponer soluciones, sacar cursos que nos ayuden a los dos a entender –tanto a académicos como a gente pública- a ver qué está pasando, cómo podemos actuar, y cómo podemos motivar esos cambios; con la iniciativa privada es ofrecer un tipo de servicios y vinculación en donde nosotros podamos aportar nuestro grano de arena para sus proyectos”, explica.

Finalmente dijo que el campus acaba de cumplir 50 años y la red de la Universidad Anáhuac a nivel mundial actualmente conjunta a 100 mil alumnos con representaciones en Chile, España, Estados Unidos, Italia y Valle de México.

 

Fuente: http://www.centourbano.com

Foto: http://www.iarquitectos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s