Prepara tu presupuesto para comprar casa.

casaA menos que tengas grandes cantidades de dinero almacenadas en una caja fuerte o dispongas de una herencia, necesitarás solicitar financiamiento para comprar tu casa. Afortunadamente, el sistema financiero en nuestro país es sólido y ofrece planes para todos los perfiles y presupuestos.

Sin embargo, antes de aventurarte a solicitar crédito, la primera tarea es analizar tus finanzas y determinar si son sanas –ordenadas, sin grandes deudas y con buena capacidad de ahorro-. La buena salud de tu cartera es la luz verde que indica que podrás hacer frente a una hipoteca los siguientes 15 años.

¿Cómo saberlo? Con un sencillo pero detallado presupuesto mensual no sólo conocerás tu estado económico actual, sino que también tendrás claro con cuánto dinero mensual dispones para el pago de tu casa.

Arma tu presupuesto

Los primero es poner en papel cuánto ganas. Suma tus ingresos netos (lo que recibes después de pagar impuestos).Considera en este renglón tu pago de nómina e ingresos complementarios.

Es importante que calcules tu capital disponible sobre el dinero que recibes, aunque el banco te presta sobre tus ingresos brutos (antes de impuestos), pagarás el préstamo con lo que realmente llega a tu bolsillo.

Ahora bien, calcula cuánto gastas, considera todos los rubros, pues sólo así conocerás realmente tu capacidad de endeudamiento.

Calcula tus gastos es transporte, comida, colegiaturas, tarjeta de crédito, entretenimiento, seguros, gastos extras y ahorro mensual.

Aunque el último punto no es un gasto, destinar al menos el 10% de tu ingreso mensual al ahorro debe estar contemplado en tu tabla de pagos mensuales.

¿Cuánto se debe destinar a la hipoteca?

Después de saber con cuánto dinero dispones mensualmente, un segundo tema importante es determinar el porcentaje idóneo para la compra de tu casa. Lo idóneo es el 20% sobre el ingreso neto mensual y el tolerable es 30%.Te recomendamos no pasar del 25%, pues así tendrás dinero disponible para algún imprevisto.

Como ves el tema de ingresos es importante, pero el de gastos lo es más. La regla de oro dice: no comprometas más de lo que tus ingresos y gastos te lo permiten. El mejor momento para amarrarse a un crédito es cuando tus ingresos te permitan pagar cómodamente tu mensualidad.

Fuente: Metroscúbicos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s