Florece el modelo de las microciudades.

En auge, nuevos modelos urbanos.

microciudadesLa falta de espacio en ciudades como el Distrito Federal o la alta densidad poblacional en algunas del interior del país han desatado la construcción de desarrollos de uso mixto, con espacios multifuncionales que han generado el nacimiento de verdaderas microciudades.

Estos inmuebles se han vuelto muy populares debido a la integración de espacios destinados a diversos objetivos, pues cuentan con centros comerciales, oficinas y áreas recreativas y verdes, todo ello con el objetivo de que el usuario no tenga necesidad de salir de ese espacio.

Aunque el Distrito Federal es el mercado más desarrollado, este modelo se puede replicar en otros estados, explicó Marco Medina, analista del Grupo Financiero Ve por Más.

Hay submercados en distintas entidades que tienen un potencial de crecimiento importante, porque han sido subatendidos, pues “la alta densidad de población sugiere la necesidad de espacios comerciales, por lo que grandes compañías comienzan a desplegarse a urbes medias como Veracruz, Aguascalientes o Irapuato”, agregó.

Dijo que “con la llegada de plantas automotrices, Irapuato está requiriendo servicios con los que no contaba; el Bajío es una de las zonas que estamos observando con mayor crecimiento e incluso el norte del país, como Ciudad Juárez, Monterrey o Escobedo”.

En Monterrey y su área metropolitana cada vez es más común ver los complejos habitacionales que no solo ofrecen vivienda, sino que se convierten en microciudades, y entre solo diez de estos desarrollos las inversiones se acercan a 30 mil millones de pesos.

Al menos en la capital del estado existen lugares como el complejo de edificios Garza Sada 1892, el cual tiene tres edificios para departamentos, gimnasio, alberca, pista, salones y bar, sin contar la oferta comercial que está en la zona baja del complejo, donde en su mayoría lo ocupan restaurantes.

La construcción de Garza Sada 1892 inició en 2008 y el monto de inversión se estima que fue de 600 millones de dólares.

Asimismo, otros dos complejos similares se edifican en la zona sur de Monterrey —Micrópolis y Nuevo Sur—, en el primero, además de los departamentos se incluye un hotel y un edificio destinado a oficinas; la inversión de este desarrollo ronda los 50 millones de dólares.

Nuevo Sur lleva 20 por ciento de construcción, la inversión estimada para este complejo es de 300 millones de dólares y, al igual que los desarrollos ya mencionados, ofrecerá espacios para vivienda, plaza comercial, cine, áreas verdes, alberca y gimnasio.

Al poniente de Monterrey se encuentra, también en fase de desarrollo, Las Fridas, que con 6 mil millones de pesos en inversión se distingue por ofrecer 6 mil metros cuadrados de áreas verdes, chapoteadero, zona de asoleo, dos lagos artificiales, lounge bar, juegos infantiles y asadores.

Kaláh, en la zona Contry, es otra microciudad más en Monterrey, con una inversión de 800 millones de pesos pero con una oferta comercial limitada, usada principalmente por lavanderías, tiendas de conveniencia y cafés.

En el centro de la ciudad regia solo se encuentran tres de estas microciudades, se trata de El Semillero, La Capital y Urbania, de éstas las dos últimas ya están en funcionamiento y aunque ofrecen la misma diversidad de servicios y amenidades que el resto, se desconocen sus montos de inversión.

Por otro lado, el municipio de San Pedro tiene una oferta más amplia de estas construcciones, principalmente porque en esa zona se concentra la población con mayor poder adquisitivo, que es capaz de adquirir vivienda de este tipo.

Por ejemplo, Punto Central se trata de cuatro edificios de departamentos construidos en círculo.

Arboleda, de la cual no se revelaron datos de inversión, resalta por ser un complejo con grandes espacios para áreas verdes, agrupa edificios tanto para residencias como para comercio y oficinas, además en su oferta de vivienda ofrece cuatro tipos de productos destinados a personas de diferentes edades.

El proyecto en construcción tiene casa club, centro comercial y parques privado y público; en total son ocho edificios que emulan a la perfección el concepto de una microciudad.

La falta de espacios en la Ciudad de México ha provocado que la tendencia sea que algunos centros comerciales se estén expandiendo sobre lo que eran sus estacionamientos.

También hay plantas que están saliendo de la Ciudad de México y esos terrenos se ocupan para desarrollos de uso mixto donde se construye una tienda ancla, con torres de oficinas, hoteles, viviendas y centros comerciales, tendencia que hemos observado en los nuevos proyectos, dijo Marco Medina, de Ve por Más, quien añadió que este es un asunto también de diversificación del riesgo para no apostarle a un solo segmento.

“Viene una etapa importante de desarrollo en la ciudad; esa es la tendencia que estamos observando”, comentó el especialista.

Fuente: Milenio.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s