Arquitectura, el legado de México.

ricardo legorreta2Es a través de la obra, que en una profesión como lo es la arquitectura se gana el respeto y la admiración de los colegas pero también el de la sociedad en general así como el reconocimiento en otras naciones.

México ha sido uno de los países que ha logrado dar vida a grandes íconos de esta profesión, hombres que han dejado huella a través de su creatividad y su arte, y que por ello se celebra desde 2004 el Día Nacional del Arquitecto cada primero de octubre.

Desde Luis Barragán (1902- 1988), galardonado con el premio Pritzker de Arquitectura en 1980; Ricardo Legorreta (1931-2011) reconocido con el Praemium Imperiale de la Asociación de Arte de Japón en 2011, o Teodoro González de León, quien recibió el Premio Nacional de Artes en 1982, o bien, el Gran Premio de la Academia Internacional de Arquitectura.

Estos hombres son sólo algunos de los profesionales que han contribuido a transformar el paisaje urbano a través de diferentes construcciones: La casa/estudio de Barragán de 1947; el hotel Camino Real de la ciudad de México de 1968 o la sede del edificio del Instituto del Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).

El arte de transformar los espacios, ha estado en manos de estos arquitectos de renombre pero también estará en el ingenio de las próximas generaciones que tendrán detrás un legado que ha hecho historia y que aún forma parte las grandes urbes de todo el país.

De acuerdo con Francisco Covarrubias, presidente de la Academia Nacional de Arquitectura, actualmente existen dos grandes retos, uno de los cuales es la formación de nuevos arquitectos que tengan el conocimiento de la arquitectura pero también el de la habilidad de la gestión para que en la práctica logren desarrollar cada proyecto.

“Necesitamos generar arquitectos que en la práctica ejerzan su profesión con orientación y en la cual tengan los elementos suficientes para ser capaces de organizar este tipo de desarrollos y al mismo tiempo tener la capacidad de gestión y mucho conocimiento de la arquitectura, del urbanismo y de las disciplinas como la financiera, jurídica, social y ambiental”, considera.

Francisco Covarrubias expresó que el arquitecto no siempre cuenta con las oportunidades para desarrollarse, por lo que el profesionista necesita ser reorientado sobre su formación y sobre el oficio que ejerce, donde será su creatividad lo que dé soluciones a los problemas de espacio que requiere la sociedad.

“En la parte profesional, hay tres ámbitos muy diferentes -donde tiene cabida el arquitecto-, el ámbito social, que te puede llevar a generar una serie de programas y productos para el beneficio como ha sido en el Invi del DF; el ámbito profesional público, donde necesitamos orientar más nuestras maestrías y doctorados, gente que pueda ocupar posiciones públicas y una tercera son las cuestiones privadas en las que el arquitecto da una visión integral”, dijo.

Y es que quien puede olvidar las obras de arquitectos como Pedro Ramírez Vázquez, quien recibiera en 1973 el Premio Nacional de Arte en 1973, y que junto a Rafael Mijares y Jorge Campuzano llevará a cabo el diseño del Museo Nacional de Antropología, considerado uno de los mejores recintos del siglo XX.

O bien, que decir de la huella arquitectónica que dejó Mario Pani (1911-1993), Premio Nacional de las Artes en 1986 quien diera origen a la torre de Rectoría de Ciudad Universitaria.

Es por ello que, Juan Carlos Baumgartner, fundador y director de la firma internacional, SPACE, considera que hoy en día los arquitectos y en general los diseñadores son una necesidad donde su labor ahora es entendida no sólo como el de ordenar los espacios sino una manera diferente de ver el mundo.

“La arquitectura puede transformar comportamientos y tocar a la gente y tenemos una responsabilidad de plasmarle al resto de la sociedad esas características que tenemos en lo que diseñamos”, afirmó.

En este sentido el arquitecto Mauricio Arditti, fundador del despacho Arditti+RDT Arquitectos, coincide en que el futuro de la arquitectura estará en ver las cosas de diferente manera, tanto en las ciudades como en el resto del país.

“La ciudad de México y toda la República está ansiosa de buena arquitectura, de inversión, hambrienta de buenos arquitectos, quienes hemos tenido oportunidad de trabajar en el extranjero lo notamos”, indicó.

Asimismo, el arquitecto Mauricio Arditti reiteró: “Quiero ver orden y disciplina, la arquitectura que se está haciendo hoy en día no le pide nada a otro lugar del mundo, estamos a la altura; lo que necesitamos es orden, por lo que para mí la tarea es una sola: la de hacer equipo”, expresó.

Fuente: Centro Urbano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s