Vivienda maya, una solución constructiva vigente.

 

vivienda-maya-3Las obras de escala monumental de los mayas acaparan la atención y son objeto de todo tipo de estudio, sin embargo, muchos se preguntan cómo eran sus casas y de qué estaban hechas. Aquí te lo contamos.

Comunidades armoniosas

La construcción comenzaba con una tradición de muchos años, pues cuando una pareja joven deseaba tener su propio espacio, la comunidad entera participaba en todo el proceso de la obra.

Esta civilización equilibró su presencia con el entorno natural, por lo que construyó sus casas con materiales orgánicos perecederos y sobre plataformas de baja altura que delimitaban el espacio de cada núcleo familiar, habitado básicamente por una pareja casada y sus hijos.

La casa maya típica

El resultado era un inmueble integrado por cuartos estrechos, sostenidos por una estructura de madera y con una cubierta de palma. Normalmente contaba con un solo acceso, no tenía ventanas y estaba desplantado sobre un piso de sascab -tierra blanca compacta puesta sobre un empedrado-. Su forma era rectangular, pero con las cabeceras semicirculares.

La vivienda maya tenía una puerta central orientada hacia el este, aunque en algunas ocasiones contaba con otra puerta orientada hacia el oeste, normalmente para comunicar con otra choza que servía de cocina y un granero denominado koben.

Todas estas características técnicas están en diversos frescos de la zona arqueológica de Chichén Itzá.vivienda-maya-4

En la casa maya, el espacio exterior concentraba la mayoría de las actividades sociales y el espacio interior era configurado exclusivamente para dormir o resguardar cosas.

En un paralelismo con los desarrollos habitacionales de la actualidad, esta cultura contaba con unidades domésticas, la mayorías dispuestas alrededor de un patio donde los habitantes se reunían o trabajaban. Las que estaban más alejadas del centro cívico-religioso contaban con un espacio en el que podían cultivar.

Las técnicas constructivas mayas han logrado sobrevivir a lo largo de los siglos, por lo que es común que los pobladores las repliquen, al menos parcialmente, en lugares como Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán.

Fuente: ‘Los Mayas: palacios y pirámides’. Henri Stierling,
Ed. Taschen. 2001/’El cemento y el concreto de los Mayas’.
Ramírez/Pérez/Díaz Ciencia Ergo Sum, noviembre, volumen 6,
número 3. Universidad Autónoma del Estado de México. 1999

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s