Consejos claves para construir una casa sustentable.

7857390184_874b428271En el actual contexto energético, tanto desde el punto de vista económico como ambiental, es fundamental comenzar a preguntarse por la forma en la que proyectamos y construimos nuestras viviendas.

Al momento de comprar un bien durable, como podría ser un auto, se hace un análisis económico concreto del costo inicial, de gastos de consumo de combustible y de mantenimiento, incluso del costo de reventa. ¿Qué pasa al momento de construir una vivienda? Generalmente se piensa en dos factores, por un lado en el diseño, y por el otro en el costo por metro cuadrado, parámetro que equivaldría a analizar “cuánto cuesta un kilo de auto”. Al momento de proyectar una casa, casi nadie se pregunta cuánta energía consumirá.

Este pensamiento refleja lo que históricamente ha sucedido que es que no se tuvo en cuenta el costo de la energía para el funcionamiento de una vivienda, una omisión que hoy puede ser crítica dado el contexto energético. ¿Usted habría comprado el mismo vehículo si hubiera sabido el enorme aumento del combustible, de costos de estacionamiento, de peajes e impuestos? Del mismo modo, si hoy volviera a construir su casa ¿No tendría en cuenta los costos de las actuales tarifas de gas y electricidad ? etc

 

¿Cómo decidir bien a la hora de proyectar y construir una casa? Para lograr afrontar los costos cada vez mayores de uso y mantenimiento, el diseño de la vivienda tiene que tener criterios de sustentabilidad, lo cual no significa hablar en forma pretenciosa del término sino simplemente analizar la orientación, asoleamiento y otros factores que no se ven, las instalaciones y sobre todo, la aislación térmica. ¿Para qué aislar? La respuesta radica en cuentas muy simples: El 58% del consumo energético medio de una vivienda proviene de la calefacción y la refrigeración, lo que convierte a la aislación térmica en la variable clave en la construcción.

Y al momento de construir, la inversión en aislación térmica con EPS –poliestireno expandido- por ejemplo,  es sólo de entre 2 % y 3% mayor. Este costo adicional en el presupuesto se amortiza directamente por el menor gasto que se hace en la compra de equipos de climatización y aire acondicionado, muchas veces sobredimensionados (con la aislación correcta se requiere menor potencia en frigorías para refrigerar o kilocalorías para calefaccionar).

Respecto de los problemas de mantenimiento, así como un auto con fallas en su mecánica consume más, del mismo modo, una casa mal aislada necesita más energía y además produce condensaciones de humedad que promueven el desarrollo de mohos y manchas de hongos. Estas condensaciones conspiran contra el confort interior y la calidad del ambiente.

Entendiendo esto, es importante tener conciencia no sólo de los aspectos económicos sino también de los ambientales, ya que aislar bien permite el uso racional y eficiente de los recursos cada vez más escasos y no renovables. Al respecto, cabe destacar que la ejecución y sobretodo el funcionamiento de los edificios de vivienda en nuestro país consumen el 24% del total de energía utilizada por todos los sectores (cifra que trepa al 32% si consideramos también los edificios comerciales y de servicios). Por otro lado, el funcionamiento de equipos de climatización genera gran cantidad de emisiones de CO2 a la atmósfera, que es uno de los principales responsables del efecto invernadero y el calentamiento global.

Con respecto al diseño, el Arq. Pablo Azqueta, comenta: Hoy a la luz del agotamiento de los recursos y el cambio climático, me atrevo a decir que no es una buena arquitectura aquella que no contempla tales variables y que carezca, al menos, de mínimos criterios de sustentabilidad. Al mal diseño arquitectónico no lo resuelve la tecnología y un 40% de las llamadas “patologías edilicias” tienen su origen en decisiones de proyecto, mientras que el resto, es producto de errores de ejecución, fallas en los materiales de construcción y falta de mantenimiento-, por lo que pensar en una buena aislación térmica es evitar muchísimos perjuicios de antemano”.

Según el Arq. Pablo Azqueta, un tercio de las pérdidas y ganancias de energía en una vivienda se producen por la envolvente opaca –techos, paredes y pisos- y es allí en donde, la influencia de una buena aislación térmica puede generar los mejores resultados.

Respecto de los materiales aislantes, Azqueta continúa: “El EPS (Poliestireno Expandido) no es sólo la mejor alternativa para ahorrar energía por su elevada capacidad aislante térmica sino que además, sus múltiples atributos lo hacen un material versátil e irremplazable en toda construcción. El EPS se puede cortar, pegar, mojar, clavar, revocar y es sumamente liviano para su transporte. Se lo usa como encofrado perdido, como fondo de juntas constructivas o de dilatación, para pisos flotantes que aíslan ruidos de impacto, en forjados de losas de viguetas, para aislar el suelo en contacto con el terreno natural, para la realización de todo tipo de molduras, para la ejecución de hormigones livianos de relleno o pendiente, etc. El EPS posee un amplio espectro térmico que lo hace sumamente efectivo tanto en verano como en invierno y además puede permanecer sumergido durante largos períodos sin prácticamente absorber agua ni modificar sus características térmicas ni mecánicas. Por último cabe destacar que es un material inerte que no contamina el aire, el terreno o el agua y es 100% reciclable. Todas estas características hacen del EPS una excelente solución tanto para construcciones nuevas como para la rehabilitación y el reciclado de viviendas existentes.

Azqueta concluye: “La energía más limpia es la que no se consume, y la más barata es aquella que no se pierde. Aislar bien una casa es hoy una inversión que retorna en ahorro energético de funcionamiento y los menores costos de equipos de climatización, por ende en dinero y calidad ambiental,  para una arquitectura con criterios de sustentabilidad”.

Fuente: Diario Ecología

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s